Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang





Cuando...


...las ganas de escribir se te meten entre los dedos, después de tanto leer. 
Entre el cigarro y su humo y sus mil volutas o el aporte cósmico de aquél orgasmo que te marcaste.
Maneras de ser, maneras de vivir (Grandes los Leño) y así los días que se te hacen vida, sufriendo sus restricciones y sus grandes momentos, sí esos, pillarlos al vuelo cuando no se te dan, qué te los buscas.


Pura literatura existencial o la retórica del "me la suda" (la mente) siempre ahí, al margen y en todo el centro. 
Ying YangEl caso que mientras no veo una película que se me hace exagerada, escribo-pienso-siento. Y así no hay notoriedad de precipicios, grandes locuras, torturas imprecisas e impresas, ni tiras de papel que rasgar o vestiduras clamando sexo.
Y el tiempo no es eterno por mucho que nos cueste "de creer", que nos marca y nos jode a partes iguales menos cuando se detiene en las, en tus pupilas.
Y todo lo demás se mide. 

3 comentarios:

  1. Las ganas de escribir se escabullen entre las ganas de sentir.

    ResponderEliminar
  2. A ver si esas ganas de escribir se hacen tinta y rosas. Esperemos...
    Salud!!!

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.