Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

La proclamación de un verbo.

  



Te despiertas. Abres los ojos y respiras porque no estás muerto. Te estiras, te achuchas en la cama y vuelves a respirar. Subes la persiana y miras el día con convicción de posibilidad y arranque.
El cielo está despejado y azul, las nubes apretadas en las montañas y el campo verde de tanta humedad.
Abres la ventana, sacas el pescuezo y lo sorbes.
Y de repente te sientes tan plena que no tiene sentido y te sientes bien. Así sin más. 
En un porque si de esos tan lírico y temático que te da por escribir cómo si el momento al compartirlo echara flores por las letras.
Y sabes que no, y sabes que te gustaría y lo haces, lo escribes porque te entran las ganas porque así lo podrás leer y releer, como aquel beso que te arrebato el suelo de los pies, o aquel sinuoso estallido de felicidad eterna de aquella caricia sabrosa, dulce y salvaje.
Y es que está el recuerdo por si mismo y el recuerdo con su jartá de sensaciones, y esas que escribes porque quizá el olvido ataca cuando menos lo esperas o cuando de tanto sentir se te ha gastado la sensación y necesitas otra, con esa adicción, de otra y te respiro, otra y te huelo, otra y te siento.
El escribir y el mas allá, que siempre saca definiciones extremas del mundo cuando lo queremos ampliar, qué se te hace pequeño y se te hace grande al estirarlo en palabras y puntos seguidos.

El cielo sigue azul, el zippo en la mesa y mis dedos en el teclado con sus puntos suspensivos, siempre alerta...con el te pienso colgado de un poro. Joer, qué grande es el mundo cuando se piensa en amplio, qué chiquito cuando nos quiere tragar. Y a veces es sólo que lo controlo con el sonido de las letras, y a veces que son tantas se me escapan entre sueño-delirio y desestimación neuronal. 
Pero éste no, éste está aquí y me lo guardo.  




Suite Nr.2 BWV 1008 IV. Sarabande by Mstislav Rostropovich on Grooveshark



1 comentario:

  1. Guardarse un poema en los ojos deja ciego el momento...pero vale la pena.

    Bs.

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.