Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Ciencia ficción emocional o quiero que se me orgasmen las meninges cada día.







Busco dentro de mí una posibilidad de arrastre.
Algo, lo que sea que me saque de aquí.
La sensación es fría, desoladora y tan real como el color condicional de mis ojos.
Miro, busco. Devoro alrededor.

Trago saliva que me reseca la garganta, estoy aterrada y mis manos tiemblan. 
Reconozco la emoción, está codificada en mi memoria.

Soy fuerte, estoy viva, vibro. Respiro más allá del proceso.
Añado momentos, borro datos, establezco las preferencias, retomo medidas de choque.

No denoto nada que me implique lo suficiente, de repente la gravedad me planta, me clava, me explota y me encierra en su convicción.

Posibilidad de vuelo: Nulo.

Miro.
Remiro de nuevo, busco, rebusco...
Mis manos con sus venas, con su pellejo, con la historia en las puntas de los dedos que posibilitan un centro de apoyo. 
Toco de nuevo las teclas, escucho su sonido, restablezco un plan de choque que se basa en la poética acción del roce. En el perímetro que sustenta mi cuerpo.

Argumenta grandes avances en la tecnología de la vibración y sus derivados.
Emociones fuertes, contracciones musculares, humedad en lo poros, células cuánticas que eclosionan en un empuje vital de carne erecta. 
Estoy en el epicentro.
Ondas silenciosas avanzan al imperio de los sentidos. 
Hay un orgasmo mental, mi mente a copulado de forma salvaje con el centro neurálgico del todo lo que ocurre.

Recibo un trueque en formato recuerdo que se me hace presente, muy presente, demasiado para tamizarlo y pasarlo por filtro-razón-modo-lógica.

Me lo unto con cuidado, saboreo su fuerza, lo convierto en poesía y advierto el brillo estúpido de mis pupilas con la suma-recurso de la  sonrisa de mis labios.
No tengo más remedio que asumir con el miedo que eso me supone.
Borro mi sonrisa, ahuyento recuerdo, y mato el tú.

Entonces pienso que ayuda se escribe sin hache y de forma sencilla dejo de escribir y noto como el gris húmedo de la niebla me acuna de nuevo y mata.






6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. No me tiente, qué le salto las teclas, qué la siguiente va con ganitas ;-)
    Aunque bla, bla, bla... un día maravilloso, bla, bla, bla....y el gato me clavó las uñas, con muy mala baba por cierto.


    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Señor insano exactamente a que comentario se refiere. No,no lo tengo. No tengo ni idea a que se refiere. Sí mi último texto es bueno.

    En resumiendo. Qué te pires a lo alto de tu palomar. ;-)

    ResponderEliminar
  5. Menudo cobardica, ¡Qué desiluisión! Lo suyo no es una rectificación si no toda una huida. ;-(

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.