Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Poema medular



EFG BN I



Odio cada segundo que pasa, que se me escapa de las manos y añoro. 
Odio la sensación infame de sentirme muerta, improcedente, ajena al movimiento.
Y esos ruidos que hacen saltar el resorte de soledad absoluta en el rincón eterno de mi cabeza, también.

Caras, rostros, voces.
Tan cerca de mí que no me miran porque no me dejo ver siendo invisible a centímetros del suelo. 
Un trozo de humo diminuto e intenso que vuela desconocido por los huecos de las letras, por las esquinas de    los objetos de casa perfectamente colocados e inertes.

El hueco de la ventana, me visiona el mundo. 
Nunca estoy fuera, me recojo en atmósferas cargadas de sensaciones que quiero gritar y que se me oigan.

El sufrimiento, la confianza, las ganas, la posibilidad.
Esos restos tan míos que reciclo de mil maneras diferentes para no estar muerta. 
La fuerza de mi destino, que camina desastrado por tierras fósiles, con cientos de semillas a mis pasos sin crecer, recogidas por las puntas de mis mil sensaciones, emociones. Momentos...
La circunstancia.
Impresa a hierro candente por las sangres de mis venas con burbujas quemadas.
La derrota.
El caer al fondo de la lágrima concisa, de extraños argumentos que me vuelven loca entre el delirio preciso y la lógica.
Miles de formas que transitan asustadas en los resquicios de mis arrugas, al apretar los puños. Y que derrotadas, confluyen en la comisura de mis labios cada vez que soy capaz de sonreír.

El tiempo muerto que no me cambia, su ilógica costumbre.
Esos añicos que no dejo escapar, y limpio con una quirúrgica destreza.
Esa estúpida razón de que el corazón debe estar por encima de citas matemáticas por sus fórmulas químicas...

Una tremenda tontería. 
Un océano colmado de intangibles. 
Un mundo lleno, del todo incompatible con éste que nos ha tocado vivir. 

Un auténtico desastre.
Una aúténtica verdad.



2 comentarios:

  1. Los tiempos muertos, para el basket. Los demás, para aprovecharlos

    ResponderEliminar
  2. (Qué lío con tanto, aquí, allí...jajaja)
    Sí, vale. pero dale a la tecla en extenso. ;-)

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.