Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

La conjugación del verbo odiar y su no poesía.


Y cómo no ha de doler, el dolor que embriagado por el odio tambalea la exquisita muestra de 
dios, que colma quebradas de almas vacías

efímeras lágrimas en grandes palabras de corazones pequeños que quiebro tras requiebro 
olieron el olor más espantoso.

Y ahora que la definición y el perímetro de las cosas, encumbran la realidad sin opción a equivocarse, que la muerte es el destino  y el silencio el peor de los recuerdos, dime
hombre que amaste,
dime
que va a ser de ti con los rescoldos candentes del odio que te sembraron.

Es el destino de los hombres sin testimonio, que de cuerpos inertes y de grandes hazañas del corazón muerto, batallan verbos sin vida y anidan sustantivos de la sin razón.
Ellos que desquebrajados por el ego desmedido de su naturaleza, deambulan como péndulos colgados de los gritos inocentes,
que tras el eslabón que amordaza y al siguiente que ningunea, tiembla y se rompe.

Y que el tiempo, guarda inmortal, sempiterna y diva, florezca de arrebato e ínfula. 
Y en la respiración del riego de su semilla, proceda un deleite que nadie pueda marchitar
de la conjugación del verbo odiar 
y su no poesía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.