Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Historias cuan.



El mundo está lleno de demasiadas cosas, sobre todo de insatisfacciones. 
Me decía entre el chupo y el chupito.
Desde luego yo no tenía intención ninguna de llevar la contraria. 
Me divertía el sonido chirriante de sus ojos cuando iban de un lado a otro, mientras sus manos de estilista de la razón le acompañaban el soniquete.
Razón no le faltaba y motivos, pues no sé...qué cada cual tiene los suyos. No estaba yo por enjuiciar el caso.
Había perdido la cuenta, y no sabía ni de los llenos, ni de los vacíos. Además es que aunque no me diera lo mismo, no tenía importancia calificable...no cuantificable, ...lo que sea con cable. Así hacemos la gracia y la metáfora. El son y el torniquete.

Y luego me puse a contar zapatos con cordones en el metro, separando los de hombres y los de mujeres y los oscuros de los claros. No, me estoy equivocando, qué eso fue otro día.
El caso es que cuando subí ya había bajado y cuando hablé, callé. El método de la contraria, que no era de utilidad pero al menos sí divertido.

El caso dos es que no recuerdo cómo acabó la dichosa historia. Y si bien me la puedo inventar como todo, también me la puedo callar como si nada.

¡Coño! eso sí que es una historia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.