Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Retaila I

Me besas, me acaricias, me desnudas y me llenas de la ternura incontrolada del deseo más puro y más sencillo que pueda existir entre la concavidad y la convexidad.

Me despierto, y tú estás cerca de mí, y te beso, te beso, te beso y la cama deja de ser mía y somos dos en busca del delirio físico mental exclusivo que genera amarse hasta las trancas.

Y así, con la mente clara y el cuerpo tuyo paso algunas noches de insomnio, porque aquí no se oye el mar.

Me duermo. Me despierto.

Buenos días, te digo acurrucada a ti, mientras te beso suave..
Buenos días, preciosa.
Quieres comerte los churros mi existencia, por favor.
Y tú que eres todo encanto y esplendor en la sonrisa, me comes el labio, y me agrades con la almohada.
Y yo con pelos revueltos y senos juguetones, me tiro a por ti, y jugamos a las cosquillas con la punta de nuestras lenguas. Y tú, ladrón de lágrimas quieres tragarme el alma por el pellejo.
Y yo muy digna con el deseo pintado en el hemisferio norte y en el sur, en el   este   y en el oeste de las pupilas de mis sentidos. Te pregunto, con brazos en jarras enteras.
¿Me quieres?
Y entonces yo,  despierto sin ti.

Porque tú. No estás, no eres, no existes, porque aquí no escucho el mar y todo es mentira, qué se sabe, que las olas son la consecuencia de las ondas de las palmas de los delfines.
Buenos días.


6 comentarios:

  1. que dúctil y maleable es la arena murciana...
    (Es murciana verdad???)

    ResponderEliminar
  2. tragarme el alma por el pellejo... imposible no amarlo...

    ResponderEliminar
  3. Ey, un nuevo marciano¡¡¡ Hooooola.

    Qué está delgado ¿no?
    ;)

    ResponderEliminar
  4. para cuando la retaíla II?? me tienes en ascuas...no me hagas esto que tengo mucho tiempo libre. Venga publica ya, por favor. Quiero leer relatos de gente que se traga a otras gentes por el pellejo.

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.