Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

El pasquín infinito de un sueño



No es quiera el cielo todo el rato, ni siquiera a ratos, es mirarlo de vez en cuando y sentirse libre. 
Dejar el ejercicio de los demás, por los demás y con los demás y sentirse libre. 
Asumir con riesgo, la propia estupidez,  el error y el margen.
Aguantarte el peso de los jodidos intangibles que son los que nos dan problemas y sentir con cierta capacidad de lucidez que eres tan libre cómo toda la naturaleza que brama. 
Porque ahora que parece que la población mundial se ha multiplicado con tanta red social y tanto de todo, sólo me gustaría que el hueco donde habito me dé certeza, y no congoja. 
Y es que quiero que me acompañen y no que me sigan, que me amen y no me quieran, que si no me comprenden, me pregunten.
Que no se escatime.
Ni tú, ni yo, ni nadie el esfuerzo de ser persona y no una panda de soplapollas llevando matrix a tal estado de realidad que acojona. 
Qué ya está bien, qué estoy cansada, de la pose, el repose, de los unos, de los otros y de los de más allá. Qué decir de vez en cuando "iros a la mierda", no es una grosería, si no un derecho. 

Qué si el Papa reza, yo escribo.
Qué si tú te vas de procesión, yo de cañas...(Ehm..) qué nos dejemos vivir un poquito,ostias, por dios, ya está bien.
Qué el mundo era un principio y lo estamos haciendo final.

Qué estoy muy muy harta de todo, empezando por mí y acabando por mí. 
Qué los hijos de puta existen y los monjes también, qué en la variedad está el gusto, y en el mundo hay idiotas y todo lo contrario.
Y cómo tengo que escoger, escojo. Y cómo me gusta escribir, escribo.
Y si me muero de vieja, qué me reconozca, qué menos.


Gracias,
gracias, 
gracias. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.