Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Lo que empezó a ser.

Me tumbo de nuevo en la cama.
Me retumbo en los sentidos.
La gravedad deja mis músculos ingrávidos, mi pelo se desparrama.
Mis brazos estirados no necesitan motivos
Cierro los ojos...el inconfundible sonido del silencio roto.

No puedo dormir y mis labios reclaman los tuyos…
No puedo dormir y te sueño entre mis muslos…
Y sólo es que ya no puedo dormir, imaginando.

Dos miradas se encuentra.
Dos bocas se desean.
Cuatro labios se arrancan quejidos de amor...



Podría vivir sin un motón de cosas, porque vivir en el triste resumen del respirar es cosa fácil.

Sentencio los recuerdos a una causa justa a pesar que por aquellas cosas del divertimento de los destinos o dioses o de cómodos razonamientos de aquello que llamamos casualidad.
Todos y cada uno de los mensajes se pasean por mi retina. Sin valor mental para reducir la lectura al verbo.
Y no es masoquismo lírico aquello que busco, sino una causa firme que haga que mis neuronas superen el impulso ritmico y vibratorio de mi sangre por su recorrido carnal que me hacen imaginar que te rompes. Para poder,  por fin. Condenarte a muerte.

Pocas personas pueden entender aquello no se explica y mucho menos aquello que no se ve. 
Los sentimientos y las emociones brotan en nuestros sentidos sin recato, esperando que la racionalidad los filtre y les demos el buen uso del orden establecido.
Pero qué orden es ese que hoy nos hace estar como estamos.
Hay dos cosas por las que mataría o me dejaría matar, y al decir cosas se hace el motivo menos importante. Amor y una causa justa.

Y denle al verbo matar o al sustantivo muerte el sentido que cada uno estime. Porque pocos saben en su justa medida el sentido que yo le pueda dar.
Y aquellos que lo sepan, considérense. Privilegiados, sin recatos y sin vergüenzas.
Qué si son poderosos...ya me encargo yo. De decírselo con voz trémula, en el calor incondicional del roce de su cuerpo. 

" Dame divertimento y podrás ser querido, hazme reflexionar y serás eterno. Dame las dos cosas y serás poderoso".


1 comentario:

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.