Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Cuarenta grados

El calor. El silencio. El cuerpo. El ruido interminable del ventilador. El humo del cigarro. El pensamiento errante.
Los rayos del sol que abrasan la posibilidad interminable, el líquido rojo, las venas gruesas de mis manos, el latido...

La necesidad de las palabras, la apetencia de un abrazo, la somnolencia de una paz ficticia, la inmovilidad del sudor que impregna mis huecos más recónditos, el silencio.
La brisa que acaricia el perfil del espacio que ocupo, tus labios entre abiertos, el agua que chorrea mi geometría en busca de tus manos, firmes, seguras, esas manos masculinas que buscan mi feminidad en esplendor, con la libertad del arte del tacto, el frescor impregnado en los paréntesis del tiempo y del espacio, los susurros del amor, la fuerza de la verdad, mis uñas que se clavan dibujando mis jadeos en rojo bermellón por la blancura involuta de los bordes de tu piel, arrancando con mis dientes las rebabas oscuras y negras y acariciando con mis labios tus heridas, sin preguntas, sin pasado ni futuro, exigiendo al presente...
Lejos del incontrolable impulso de pensar...lejos de todo, al margen de todo, dándonos todo, mirando tus ojos y encontrando tu alma...
Quiero ser libre...libre en ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.