Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

por el ocho y canto entre los dientes.

Algún desarticulado de espíritu pensó en una ocasión muy larga que el amor era sinónimo de crueldad.
Y hacía estragos el muy bastardo disfrazado de etiqueta. 
Sinconsuelo, que así se llamaba ella. Tendía la ropa húmeda y siempre eran sábanas.
Y de pascuas a ramos, tiempo medido sin tener ningún remedio. Se tiraba tres días llorando sin parar. La muy tonta pobrecilla, qué así decidió ella adjetivarse. (Y quiero que sepan, nada tuve que ver).
Yo aunque intentaba darle la objetividad al asunto y buscarle un sobrenombre con humor a la circunstancia. Me perdía por la imaginación aspiradora, buscando en algún texto la carcajada de su sonrisa para poderle decir que las palabras flechas eran verdad y recitarlas con gracia gitana mientras le daba las pinzas.
Sinconsuelo, me sonreía con los ojos brillantes y la pena profunda, cantando en tono de copla...no tengo remedio, no tengo remedio...
Y cuando se le pasaba a la tonta pobrecilla, el llanto desconsolaó, nos sentamos en lo alto del pedrusco más hermoso a reírnos del mundo perdido con alcohol del de 96 grados, brindando por cada una de nuestras  heridas jurando entre moco y moco. 
Somos fuertes, somos invencibles.

2 comentarios:

  1. El chupito del sábado fue de absenta.
    y ¡¡Todavía me escuece¡¡¡¡
    ;)

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.