Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

A muerte

Ví como te sonrojabas mientras mis labios jugueteaban con el chicle en mis dedos con uñas largas.
Esos labios jamás te acariciaran el glande.
¡CAPULLO!

Y si tienes cojones apuestate algo.

***
Oyes qué ya no te quiero ¿Acaso crees que miento?
Me he enamorado de otra persona maravillosa que está como un cencerro ¡como yo!.
No, mucho más que yo...
No está. Se ha marchado a un mundo oscuro, frío y solitario. Pero...
En fín, que las cosas son tan previsibles contigo cómo tu querias que fuesen.
Y tú vuelve de una puta vez. Aunque ¿sabes? estoy pensando que tú también me mentiste ¡Cómo todos!
Ahora me piro a el mundo de las mentiras. Ese que llamamos "real".

6 comentarios:

  1. Jodeeeeer Anele...miedo das...te nos has ido de las manos...jaja
    Si eso acariciale con las uñas largas, ya veras que risa...aggggg

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué dices Flaco! Si soy caramelo líquido...
    ;)

    ..pero me han jodido tanto y tan bien...

    Ey, gracias por comentar tío
    ¿Has escrito algo? Voy a ver...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Anele, en la última entrada no se puede comentar ¿? no sale la opción
    Por cierto no querias una como las de antes, ya esta, a contrareloj pero la hice..jaja
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Letra subjetiva o Neuras ¡Qué te pires! eres un plomazo.
    Zzzzzzzzzzzzzz


    Flacucho no, no sale la opción .
    Ahora voy a tu blog a ver que te ha salido.

    ;)

    ResponderEliminar
  6. letra subjetiva ha dejado un nuevo comentario en su entrada "A muerte":

    Nadie, jamás, tendrá paciencia para soportar tu mente enferma.


    A LO HECHO/DICHO PECHO.

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.