Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Las fiestas y los chinos.


A las tres y media del mediodía es suicida dirigirse a los chinos del barrio, más que nada por el calor y la falta de sombra. Pero hoy en un estado atemporal me he visto dispuesta. 
Y estando en la calle, no sé muy bien ni cómo ni por qué. Me fijé en los dos pelos ceniceros que delante de mí y a pecho descubierto caminaban de forma extraña y gesticulaban en exceso. 
¡¡Vaya, dos adolescentes gilipollas y poligoneros!! se me cuelan. Pensé al verlos entrar ¡Cómo si yo llevará prisa.!
Entré yo, dije: ¡¡Hola!! y me dirigí al pasillo de los sucedáneos de las marcas para luego ir a parar al que justo era el mío. 
Entre tanto buscaba, "los cenizas industriales", sobre todo uno, empezó a subir el tonito de la voz. 
- ¡¡Una cebolla, pimientos, espaguettis, tomate, dos botellas de ron...!!
Justo cuando me acerqué al mostrador, ya servida...
- ¿Es que eres gilipollas? ¿He dicho dos?. 
Decía una de las cabezas, mientras daba golpes con la cartera y el padre y el hijo chino, empezaban a tener los ojos más occidentales que he visto nunca. 
Y entonces el niño cometió el error de pedir  confirmación 
-¿Cuantas?
- ¿Te estás riendo de mí? ¿Te estás riendo de mí? Porque te doy dos ostias y te mando a tomar por culo. 
Justo ahí, no tuve más remedio qué...
Darle unos leves toquecitos en el hombro y decirle:
- ¿Oyes, no crees que te estás pasando?. Con un tono de voz tan suave y tajante, que casi miro hacia atrás pensado que la voz salía de otra persona. 

Se volvió hacía a mí, sin poner los ojos en blanco; "tanto" en su cuerpo se lo impedía y el amigo algo más social y menos puesto, me dio las explicaciones oportunas, mientras yo le decía al otro que se le habían caído diez euros al suelo.
- Es que venimos de las fiestas de SanSe y han matado a su hermano.
Entonces los ojos en blanco debieron ser los míos y mientras intentaba procesar la información que estaba recibiendo, el otro colgado me daba las gracias y decía:
- ¿Cómo quieres que esté? ¿Cómo quieres que esté? ¡Eh!
- Bueno, pero esta gente no tiene la culpa. Mismo tono, misma actitud. 

Me enseñan la herida de un dedo que lleva tapado con una servilleta uno de ellos. Me piden perdón. Dicen que tengo razón. El que lleva un peazo cuelgue de impresión sale y se pone a mear justo en la puerta de espaldas. El chino me cobra y yo juraría que le temblaba la mano. 
Salgo y camino. 
Y mientras mea y gira la cabeza, me pide perdón en una secuencia interminable y añade...¡¡Es que me joden estos chinos que nos están quitando todos!! y chillo ¡¡Pero de eso tiene la  culpa el gobierno y no de ellos!! Me chilla...¡¡Eres buena persona y perdona!! otra vez en una secuencia interminable. 
Le doy por última vez las gracias y sin más, desaparezco por la esquina pensando lo que habían contado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.