Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Te quiero porque te quiero.

Alguna vez pensé, que mientras yo tenía insomnio tú tendrías insomnio, nos enchufaríamos al chisme, y entre proceso y consecuencia, se pasarían las horas queriendo volver a tener insomnio al día siguiente. Sólo para encontrar tu intro y tú a mi, el space.
No sucedió así, ni mucho menos. La historia es tan larga que me da más pereza recordarla que escribirla. 
Mientras yo lloraba, tú no sé que hacías. Y mientras me curé. Cuando volví a llorar y me curé tan bien como pude y mejor que la vez anterior, tampoco sabía que hacías, pero sé porque lo supe, que te leía.
Todo ésto, que aconteció tan rápido como yo lo quiera recordar, me parece a mí que nunca sucedió.
Y no sucedió porque me aburre, me aburre profundamente que el pasado, llene presentes, tan confesable e inconfesable como a mí me de la gana.


Me follaste la vulva cognitiva mejor que ningún otro entre la posesión infernal y el disfraz de tus neuronas.  Ahora no te reconozco, porque yo tengo pasado pero tú mucha cara.
Y digo mucha cara porque eso de acrecentar tu ego, entre el flujo vaginal del hueco de las letras por aburrimiento existencial o adicción penal, no me causa sonrojo, si acaso desamor.
Y ya puedes escribir del pene que me tiré aquella vez que no recuerdo o poner el nombre de mis apellidos a esas humillaciones tan deliciosas punto, barra , guión que me dedicas, que hasta que no me pidas perdón publica-mente te vas a follar la botella de Johnnie Walker o cualquier linda de tetas grandes que te haga la Oh por un/con canuto.

Si tú tienes cojones y odio, yo amor y esperanza, el punto y la coma.

Y no, tienes razón, no soy un jodido ciborg  de un puto animé, soy tan de verdad que todavía recuerdo tu último "te amo" antes de mandar todo a la mierda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.