Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

La paz del caso

Burbujea la sopa del cocido, es un momento sencillo y sin pretensión. El ruido de mis botas camperas me recuerda que estoy esperando algo, cómo si tuviera que salir de casa corriendo.
La luz del sol me molesta y en un gesto digno me recojo el pelo con un palo y empiezo a escribir por el simple hecho de hacerlo.
El caos ha sido invadido por una extraña sensación de paz, se acomodan el uno con el otro o lo uno con lo otro, no lo sé. 
A veces es hermoso no definir las sensaciones, cuando les pones nombre pierden el misterioso y  la emoción. 
Si me leo mi blog de principio a fin, sólo encuentro palabras de amor y de búsqueda, de amor roto, de amor sentido, de amor quebrado, de amor odiado...
A veces hirientes, otras cálidas y embriagadoras...pero no son sólo palabras, son momentos base, explosiones de sentimientos. 
Se dispersan una vez escritos.

Burbujea la sopa de cocido, me enciendo un cigarro, pienso el por qué me he puesto a escribir en este momento, me apetecía...
Deberíamos hacer más veces lo que nos apetece y muchas menos aquellas que se espera de nosotros, no por nada, sólo por pura identidad. 

A veces pensamos tanto lo que puedan pensar que nos olvidamos de nuestros propios pensamientos.

ßienvenida al mundo de los vivos.

Comer con este tema es la hostia...babeo la sopa...y todavía no me canso de escucharla....Ouh...Ouh...baby



1 comentario:

  1. chapeau!!

    te has dibujado al menos como yo te he visto en tus escritos, y encima con mucho estilo.
    y fijate, has empezado con el cocido....

    Y si debieramos hacer mas lo que queremos que lo que debemos hacer, pero somos algo gilipoyas en general.

    besos y disfruta del finde.

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.