Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Proyecto mania

He sacado una cervecita. Me enciendo un cigarro, pienso que la peña estará de marchuqui, que ya me gustaría a mí estar de marchuqui, qué todos los días no puede ser y empiezo a escribir...

Tengo la manía de cerrar las puertas de los armarios. Siempre...En mi casa, en las de otros, en las oficinas. En todos los sitios.
Cuando estoy semi dormida estiro los brazos y empiezo hacerme cosquillas.
Tengo la manía de no meterme el dedo en la nariz cuando conduzco, me parece vulgar y muy poco femenino. Cuando lo hago es que no tengo más remedio.
Si estoy en casa de alguien de confianza y tengo hambre nunca espero a que estén todos en la mesa y siempre me regañan.
Cuando era pequeña me encantaba quitarme las bolitas de sudor de los pies con los dedos de las manos, era genial. Ahora ya no. Nunca tengo bolitas.
Si no llevo falda siempre tengo las piernas echas nudos.
Casi siempre cierro la puerta del coche con el pié, me da calambre con la mano.
Siempre que estoy en el baño tengo que leer.
Cuando no entiendo algo y me importa. Siempre, siempre pregunto.
Jamás me he pintado las uñas de los pies. No me gusta. Si alguna vez me lo pides, a lo mejor, sólo a lo mejor me las pinto.
No me gusta que me observen, me pongo nerviosa.
Ni que me interroguen a lo disimulado. Siempre me doy cuenta y me cabrea.
Ni que me hagan las misma pregunta pasado tres meses.
Me gusta mucho la gente a la que le dan ataques de risa. Los transcendentales todo el rato, no. Me gusta la espontaneo y no lo rebuscau. Me gusta ir seria por la calle y sonreír de repente. Me gusta charlar con casi todo el mundo mirando los ojos.

Buah...me tomo la cerveza y mejor os leo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.