Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

El sueño encantando.

El libro estaba mojado, su cuerpo húmedo, y sus ganas abiertas, los pelos revueltos, los ojos brillantes...

Sus bocas intercalaron las babas, sus manos las caricias, sus ojos su amor...
Follar haciendo el amor era la hostia...aunque fuera en la imaginación de la distancia.

No tenían condones y se querían sentir por dentro.
Él la atrajo hacia si de espaldas. Con precisión de cirujano y con ternura de la salvaje empezó a masturbarla tocando su especial  sinfonía de los sentidos. Ella sentía cómo las notas entraban por su cuerpo relajando y jadeando todos y cada unos de sus sentidos, sentía cómo su vitalidad masculina iba rompiendo la oscuridad y  abriendo una nueva dimensión al placer. 
No le veía los ojos, no le besaba los labios, solamente le sentía en extremo erecto metiendo todo su deseo, poderoso y vital en ella. Por delante sus dedos por detrás su polla...
Aquello era el paraíso, habían entrado en el nirvana del placer.


...y a día de hoy, todavía lo recuerda.

3 comentarios:

  1. Es preferible revivir que recordar

    o no ser cuerda

    y soñar muerta

    ResponderEliminar
  2. Estascolgado. No sé que decirte, la verdad.

    Hoooooooola¡¡¡

    ;))

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.