Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Le miraban pero...

...estaba totalmente ajeno. Ensimismado en su trabajo. Sus dioses sólo le habían dotado de aquellas manos finas para ganarse la vida, los colores los imaginaba y luego con una facilidad que ni siquiera el podía entender se plasmaban tal cual con aquellos simples pigmentos. 
El pincel adecuado, sus dedos y su imaginación.
La suavidad de las cerdas deslizándose por ese delicado material brillante. 
Esta vez no quería adornar las formas, sólo el borde...una linea sinuosa, una línea perfecta, una línea rozada, una línea fugada.
Miró la vasija. Había acabado. Miró la vasija.
Era perfecta.
Y sin ningún miramiento la arrojo al suelo. Nadie se percató de que al girar la cabeza una pequeña lágrima mojó su rostro.
Tenía que saber después de aquello, qué siempre podría crear algo tan bello.


Muchas gracias Todógrafo las inspiraciones a veces nunca son casuales.

3 comentarios:

  1. Muchas veces nos creemos incapaces de crear algo bello y lo destruimos.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Anele... inesperado comentario! :)

    ResponderEliminar
  3. LEA si te contesto todo lo que quiero decir casi que te hago una entrada y además llevo un tiempo leyendote.
    bueno, yo todo lo bello procuro no destruirlo ya se encargan otros.
    Un beso.

    A. parpadeo, parpadeo.

    Gracias por comentar.
    ;)

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.