Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Quiero un blog y solo puede ser este.

Yo no quiero empalmarte el pene sino el alma.
Doce de Noviembre del dos mil diez

Acabo de salir de Matrix, aquí hace un frío de la hostia, (digo allí) Abrigarse.
La sin vida me pregunta que qué neura me ha daó. Y yo le contesto a mí no me ha dado ninguna neura. 
Y todas las demás palabras se quedan retenidas porque ella no tiene ninguna importancia.
Dentro de mí algo está contento, pero no tengo fuerzas de expresión.
Me cambio de casa por octava vez, me cambio de casa otra vez....¡¡Joder, si veo una caja de cartón y tiemblo!!
Tengo las manos heladas y el corazón caliente.
Te quiero. Yo soy así.
Si nunca estás y nadie viene...
Mañana es día trece.
Recuerdo una chica con una gran sonrisa y abrigo negro y el ruido de sus camperas andando por una estanción, pero....no recuerdo tu sonrisa.
Me pregunto si sería capaz de transcribir el dialogo de los vencidos...pero sería capaz de ensalzar cada silencio, cada uno de nuestros silencios.
¡¡Joder cómo pasa el tiempo!!
Y lo tengo que recordar hoy, porque mañana, mañana no existe.

Irremediablemente,  Anele.
No tengo cura.

2 comentarios:

  1. pues sí,mañana no existe. Ya sabes, Mañana solo es un adverbio de tiempo.

    8 casas?? caja de carton??? pa'cagarse.

    ResponderEliminar
  2. Siempre leo tu blog despacio. Me gusta hacerlo así, aunque a veces pienso que no podría ser de otra manera: frío, vida, palabras, dentro, corazón, te quiero, nunca, nadie, mañana, recuerdo, sonrisa, ruido, silencio, tiempo... Y sólo en esta entrada. Son palabras que merecen paladearse antes de engullirlas. Un beso.

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.