Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Mascarade

Tropecientas horas de conversación. Tres polvos de mierda.
Diez minutos.
Improperios varios.
Y así comenzo la verdadera historia de Sístole y Diástole.



Paseaba sin brújula por el norte de sus sentimientos mientras sus pies descalzados se encogían por el frío de la loza.
Se sentó en el centro mismo de su desesperanza mirando el punto fijo de su alma intentando encontrar el sonido del sendero que le mantuviera bajo el calor de un abrazo.
Sabía estar solo, quería estar solo.
La gratitud del estar con uno mismo. No necesitar, ni justificación ni palabras con las cuales embaucar la expresión de un sentimiento.
Cuando el frío de sus huellas le clavo el espinazo comenzó a notar en sus mejillas el roce cálido de una caricia en una minúscula gota de agua.
Estaba llorando.


2 comentarios:

  1. Realmente has hecho un texto genial.

    "La gratitud del estar con uno mismo. No necesitar, ni justificación ni palabras con las cuales embaucar la expresión de un sentimiento"

    ResponderEliminar
  2. Bueno y lo de los tres polvos de mierda...mas de lo mismo.diez minutos.

    uffff como se repite.

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.