Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

De lo cotidiano...

17:11
Delicatessen: Un poquito de sosiego, un poquito de reposo y un poquito de amor.

17:10
Después de ver "El origen del planeta de los simios" y darse una vuelta por la red, todo se queda reducido a  sacar la ropa de la lavadora antes o después de dormitar en el sofá escuchando buena música...esa que hace que vibren los timbales de los adentros.


17:12
¿Existe alguna posibilidad de que se equilibre el mundo? Yo no lo sé...Las cosas del subjuntivo...











20:12
Nadar me calma las neuronas, las tentaciones y el corazón. Es el choque del agua en mi piel o lo que sea...
Leer un libro y nadar de manera alterna es uno de mis mayores placeres del verano. Todo ello si se puede disfrutar en un estado de aproximación a la tranquilidad. 
Evito las miradas de la gente aburrida que cansados de estar tumbados y de su marrón asqueroso te escudriñan el cuerpo intentando adivinar pasado y presente.
También evito oír las conversaciones de decibelios que sobre pasan la mesura y sobre todo intento evitar que las tonterías de los niños pijos menores de diez años me saquen de la placidez que resulta de la suma de leer y  de estar concentrada en lo único que me importa en ese momento.
Hoy este último punto ha sido del todo imposible, y las opciones eran dos. O me levantaba y decía a la familia al completo mirando fijamente los ojos de los padres si es que eran tontitos o me subía al silencio plácido de mi hogar.
Hacer enemigos no está dentro de mis aficiones al no ser que no tenga más remedio. Así que tras unas décimas de segundo de indecisión opté por la opción que me pareció más adecuada.
...y es que la vida está llena de décimas de segundos y de variedad de opciones. Y sumas décimas y sumas opciones y obtendremos un día maravilloso y extraordinario o pésimo hasta quererte morir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.