Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

El reclamo de lo imposible.



La fragilidad llevada a la máxima fortaleza.
La separación infame de la disciplina y la soberbia imaginando que hay una línea que no existe.


Necesito limpiarme o purificarme o algo así.
Yo sé separar demasiado bien las cosas. Tanto, que incluso yo me asombro.
Pero sucede una cosa simple y sencilla.
Estoy harta de limpiarte las babas, comerme tu mierda y saborear tu vómito. Qué yo tenga agallas más que suficientes para aguantarlo y suficiente inteligencia cómo para separar unas cosas de otras. Me da derecho de sobra para decirte que estoy harta, no lo soporto y me quiero librar de tí. De una forma u otra siempre me haces llorar y no quiero desaparecer y convertirme en otro byte.
He estado pensando donde está la línea que separa la disciplina de la soberbia y llega un momento que no soy capaz de verla en ningún sitio.
Mi sentido del humor es alto, mi inteligencia por encima de la media igual que mi corazón. Cuando me has necesitado he estado. Demasiado. ¡Claro, cómo soy yo y cómo necesitas tú!
Merezco ser feliz, lo sabes mejor y más que nadie y tú no me dejas, no me dejas serlo.
Te has recreado en mis incertidumbres, en mis esperanzas, en mis palabras. Yo creo que ya está bien. Y encima he tenido que soportar tu más unánime indiferencia.
Jamás contaré aquí esa historia, mi historia, ésa que nos ha unido por y para siempre.
Cuando hace muchos días ví tu rostro. Me diste lástima, lástima real y verdadera. Busco dentro de mí y me   preguntó si te quiero, si todavía te quiero...qué pasaría si me llamaras y dijeses...No tiene importancia no va a pasar. Los dos sabemos que hay pollas y labios inferiores diferentes a los nuestros y los dos sabemos que nunca sabrán como los nuestros. Pero no pasa nada.
Yo tengo la felicidad al alcance de mi mano, lo sé, lo presiento...y lucharé por conseguirla.
Y tú seras un recuerdo o un amigo pero nada más.

Ahora mis noches se limitan a los pulsos de otra persona.

Muchos días he soñado que aparecerías y tendrías valor suficiente cómo para decir que me amabas pero eso nunca va a pasar. Te pones excusas. Mezclas tu miedo con tus pastillas.
La vida es una puta indiferente y la muerte acecha en cada esquina. No le cuentes a nadie tus secretos, nadie nunca los guardará cómo yo los guardo. En lo profundo de mi corazón y en el filo de mis neuronas.

Pero ahora mis pulsos son de otra persona.
Y sonrío pensando que no es bajar el listón ni mucho menos. Es todo lo contrario.
Me muero por estar en sus brazos y sentir de nuevo.

Recuerda una de tus primeras frases "pase lo que pase quiero que seamos amigos y que estés en mi vida" y yo si de verdad así lo quieres estaré pero sólo como amiga.

Y si al final de todo esto, me quedo sola y aquí no está mi camino. No pasará nada. Matrix siempre nos acoge con los brazos abiertos.
Y la blogosfera es ilimitada...cómo tú muy bien sabes.
  • .

Es demasiado pronto, está demasiado oscuro y sopla el aire enfadado.
Aire,
que se mete por el hueco de la rendija de mis labios entreabiertos y me hiela la garganta.


Y tú callado, me miras con afán protagonista pero no dices nada  entrelazado al nudo de las palabras.
Tus palabras.
Esas extrañas emocionales que golpean tus adentros, emitiendo sonidos muertos. Se ven pero no se escuchan, se sienten pero no se tocan.
Y en el rincón más íntimo eres mío.
Dos masas corpóreas que se encuentran libre de cargas, al margen, al límite.
Y flotan
Flotan por el espacio entregados al rito sublime de la única verdad existente.
Lo que tú y yo sentimos.


 


Hablemos en silencio de la conjugación de los sentidos.




Hoy en día hay frases que son valientes de decir.
Tan simples com
"Y cómo tengo la luz pagada hasta que muera no tengo necesidad de...." (Iñaki Gabilondo) y es que la ha dicho él y si la hubiese dicho ¡¡ Losantos!!  pues sería igual de valiente pero ¿El contexto?.
Por cierto, me sorprende como ahora en las noticias, en cada cutre noticia de sucesos, nos dan un dato imprescindible. La nacionalidad.
Porque es sabido por todo el mundo que es un dato importante. Tan importante, como el color de sus ojos.

2 comentarios:

  1. Por cierto cuando dije que tú no me podías engañar no me refiera a mis poderes ni muchisísimo menos, me refería a tu inclinación de querer ser reconocido por mí.
    ;)
    Seamos amigos joder¡¡ e intentemos ser felices de la mejor forma que podamos o sepamos.

    The end.
    Y ahora por fin estoy saneada.
    (sonrisa)

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.