Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Sexso

Tú seras mi criatura de la noche.
No, nena. Yo seré tu ángel exterminador y cuando sellaron su pacto con los fluidos salvajes de sus entrañas los cimientos del mundo se tambalearon

http://nefertaryanele.blogspot.com/2009/07/copulacion.html

5 comentarios:

  1. ufff lo de fluidos salvajes en las entrañas suena un poco mal...

    ResponderEliminar
  2. espero no equivocarme en el dato, pero casi estoy seguro que el angel exterminador, quien hace los trabajos sucios de El Señor se llama Metatron.
    Es un nombrecito cuanto menos escalofriante para un tipo que solo aparece para despachar gente...

    ResponderEliminar
  3. ..fluidos salvajes DE, DE, DE, sus entrañas...

    ...los fluidos más densos siempre salen de las entrañas...de las entrañas del alma...mmmmmmmm...

    ;)

    ***
    Copulación extrema de almas perdidas, almas desgarradas por el indomable deseo de amarse hasta la el delirio de la carne...
    Sí, así...mmmmmmmmm...Tu ying y mi yang o tu yang y mi ying,
    ...¿Acaso importa, nene? ;)

    Templare mi mirada en tu piel y mis lamentos en tus brazos mientras me domas despacio muy despacio o deprisa muy deprisa...
    ;))

    ResponderEliminar
  4. ese tema de bordar los senos con hilos de sangre... no puedo quedar inmutable ante esa imagen...
    Beber la sangre de los pechos de una mujer extasiada, lamerla, gustarla, lamerla otra vez...
    Ya no me importa su perfume, sus gemidos o su placer. Tengo su sangre en mi lengua. Mi placer.

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajajaja...jodido vampiro hambriento...
    Jajajajajajaja....

    ;)

    Pues de mi sangre se bebieron litros y litros...Ojalá se le atragante.

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.