Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang






La dualidad de un equilibrio.


Entre la luz del día y la que no hay en la noche, nos encontramos. Respiramos con la profundidad de nuestras branquias y nadamos con la lentitud de los insomnes soñando dormir y tragando aire.

La indignación me revuelve el estomago y vomita imaginaciones imposibles, revolución real y no movimientos sociales que verán sus frutos en futuros inciertos. El sentido común nos tiene muertos y mientras, los hijos de puta reunidos nos violan con el mástil de la bandera haciéndonos creer que es por nuestro bien.  





Se diluye el rencor entre tus muslos.
Mueren los hábitos de la conciencia dejando pasar algo parecido a mucho más que maravilla. Lentitud y empuje cosidos en latidos queriendo estar al margen. 
Al margen del desasosiego brutal que nos supone la sociedad muerta.
Al margen del pasotismo que generan tantas sanguijuelas y al margen del silencio cruel del miedo.
No quiero ser como ellos.
No quiero morir sin luchar.
Sin pensar, sentir o amar.

En tus brazos, soy libre.
En tus brazos, hay aliento y razón.
En tus brazos, hay fuerza y sentido.

Ahora, el silencio es demasiado denso.
Ahora, hace demasiado calor sin sentido
Ahora,  el mundo vuelve a tener un gramo de importancia. 
Ahora que te echo de menos, evito pensar tu nombre, sabiendo que siempre estás conmigo.  

Porque somos un estado de ánimo.
Porque somos la quimera que nos arrancó las lágrimas soñándonos de carne y de hueso.
Porque somos lealtad y promesa.

Quizá mi amor no derrote el sin sentido que te argumenta pero la paz del mundo se hará un hueco en el espacio de nuestras arrugas. 
Y si la justicia es la intensidad de nuestros orgasmos, hagámonos justos y necesarios.



2 comentarios:

  1. ¿Ya leíste el post oyendo la música que pusiste? te felicito, nunca bien escogida una melodía para vestir un texto.

    ResponderEliminar
  2. Procuro hacerlo por separado, no quiero que el ego ensucie el sentido real de BLOGuear.
    ;-)

    ResponderEliminar

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.