Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Incelebrator.



Noboyushi Araki
(Kinbuku (Bondage) de la serie "Amor en Invierno",1980) 
"Tenia los pezones en flor de cactus a punto de cornear a su macho. Era una pura eyaculación de palabras viscosas. El rastro de una babosa de plieges infinitesimales de sed seca y piel finita". 

Y mientras mis piernas cruzadas, el humo de mi cigarro y mis ojos se perdían mirando por la ventana. 
El juego de los malditos danzaba en mi cabeza buscando motivos y los pensamientos rotos se cosían por si solos entre los nudos de nuestros cuerpos y los fluidos que nos chorreaban dándonos párrafos metafísicos de realidad.

Escribíamos espacios infinitos entre paréntesis, al margen de muertos vivientes, amantes de papel y del poder corrupto. 
La sociedad era nuestra pena de muerte, sus noticias el despliegue de nuestra sumisión.
Mientras todo sucedía, cogidos por una insensata muestra de proceder, nos creíamos libres de crueles circunstancias y actos malvados, libres de elegir una opción de una causa, libres de sopesar el peso de las palabras.
Su verborrea recurrente más mi ideología visceral siempre se encontraban en los límites de nuestras razones.

No eramos personas, eramos vapor de carne queriendo ser libres. Nuestra historia registrada en recuerdos precisos, nos daban la seguridad suficiente para ir más allá de cualquier razón física.
La soledad, el dolor, el peso de las neuronas se hacían humo de agua en el tacto y gotas de inconsecuencia en el gusto.

La piel chilló gritos inconsolados de locura térmica a plena luz del día, sentimos que la oscuridad del alma eclosionaba en nuestros orgasmos, tú chillando lefa, yo odiando mi vacío.

1 comentario:

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.