Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Colgada





Me escuece la circunferencia en el transcurso de su perímetro


Su lenta imposición de puntos, sus líneas rectas de segmentos nanocurvos, esa sencilla inmediatez del arco oculto.
Su cómoda resistencia a la imperfección más absoluta, la equidistancia a su epicentro, el insulto ignorado de su recorrido, la grandilocuencia de su sutileza.
Su letra griega y sus radios.
Su infinita rigidez en la forma, su terrible y asombrosa perfección.  
La geometría cierta de su presencia, su amante de lo cuadrado y su apotema.

Su línea infinita sin aspiraciones, sus trescientos sesenta grados con sus radianes, sus fórmulas matemáticas y sus decimales de sobra...


Porque la perfección. No existe.



 Don Militaro y Doña Clítoris.


Don Militaro y Doña clítoris eran una eterna sucesión de signos ortográficos y onomatopeyas libres de interpretaciones.
Nadie podía entender, ni siquiera ellos, cómo habían envejecido juntos después de tantas batallas, pero es que, a Doña Clíto el tal Militaro la ponía malita de todo;
sin sucedáneos.
Y la Clito, al desprevenido figurante que apareció sin matriculas de honor;
sin antecedentes.
Y así día tras día, y sin tan siquiera ellos saberlo, se juraron amor eterno entre las batallas, los armisticios y los baile de salón.
Ahora viendo su foto con las puntas dobladas y muerta de color, entiendo su delirio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.