Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

El poder de las armas.


Eres el anónimo consuelo de mi vida y lujuria, el rastro poderoso de la silueta de mi perfil, mi  silencio a voces, mi verdad más absoluta, el pico de mi persona, el complemento directo, y el verbo que no pronuncio.
Eres el holograma hecho carne de mi imaginación y el byte de mi unidad central de procesamiento. 

De vuelta al suspiro que me has dejado...
Pienso en la vida poliédrica y en sus rincones.
Quiero salir a la calle y hacer algo más que patalear con la desesperación del indignado y tragarme el líquido que me derramas. 
Todos mi poros a favor, ninguna neurona en contra.
Respirarte el aire que me quitas cuando existimos y enlazarte sin preposiciones y con todas mis conjunciones.
Sin limitarte al mundo que me supones y caminado de tu mano al más allá. 
Sobrecogidos de todas esas razones que son las nuestras, sin límites añadidos que nos den excusas para no ser lo que siempre somos, la mezcla inconfundible de la primera persona del singular con la segunda del plural que se vuelve primera y yo segunda, siendo tu primera.
Y no es un trabalenguas; son nuestras babas batidas de poderosas razones. Porque el mundo en tus brazos son grandes astronomías en mi cabeza. Sin divinas comedias. Sin impuestos, ni leyes. 
Sin presunciones de inocencia:

Eres el culpable de mis desarmes y la pluma de mi rendición.


Y la música en el tac, tac...

1 comentario:

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.