Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Amantes imprecisos.


Es sábado, escribe su inspiración.

Ha dormido poco y mal, los pelos revueltos y la bata que la acaricia  la hacen compañía en cada sorbo del café.
Todos sus amantes se han borrado de la memoria, no recuerda sueños eternos, ni ojos que la miran.
Un hombre pronunciado por su propia voz devora sus entrañas, le quiere pedir que la ame sin delirios, que comprenda exactamente cada milímetro cuadrado de su piel, su firme lealtad y su precisión extrema en el sentido que la ocupa.

Al otro lado de la pantalla, una anónima desdicha leerá el texto entre las ojeras verdes y los dedos muertos.
Nunca se encontraran, nunca se verán, nunca se sudaran los poros, aunque cada noticia impresa sea una alegría para sus motivos.

Se han cruzado tres veces en un semáforo y dos se han rozado el codo tomando café en el bar de la esquina.
Uno sueña con su pelo oscuro acariciando sus pezones, otro sueña con sus ojos miel en el centro de su pupilas.

Entre ellos no hay palabras mal dichas, sólo interpretadas. Se aman las letras y se sueñan el cuerpo.

Es lunes.
Llegan a casa, cenan sin ganas, encienden el ordenador y se vuelven a encontrar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.