Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Era se una vez...

Vuelvo a tener muchas cosas dentro eso es bueno.
A veces sin querer me dejo llevar por malos hábitos y pensamientos tristes y pesados que no me alcanzaban para levantarme por la mañanas. Siempre he pensado que son virus que tiene su tiempo de duración. 
A pesar de saber lo que necesito a veces me rodeo de gente que me deja la energía a cero y lo único que me aporta es incertidumbre y un mal rollo del copón y certeza de que humildad no es una palabra que conozca todo el mundo.
Pretendía alejarme de la blogosfera por un tiempo pero hay "personas" que escriben muy bien y otras que me gustan mucho. Me aportan sensaciones, reflexiones y sonrisas y con eso he de quedarme y con eso me quedo. Lo demás no me importa.
La vida es un conjunto de muchas cosas, todos lo sabemos pero a veces nos empeñamos de manera cerril en quedarnos sólo con algunas.
Me acabo de dar cuenta que he escrito esto a sabiendas de que no lo voy a publicar, por lo menos hoy, quizá, mañana o pasado o algún día pero hoy no.
Me acuerdo de casi todo el mundo e incluso a veces me paseo por sus blogs a ver que cuentan.
Algunos cuentan lo mismo de siempre, es como si no evolucionaran otros parecen haber cambiado los hábitos y las costumbres.
Yo no digo nada, leo y me voy sin más. Prefiero que piensen que no existí nunca y que les tengo olvidados es más fácil así porque creo que saludar con un sencillo. Hola ¿Qué tal? no lo entenderían.

Hoy  no es un día cualquiera, porque ni es ayer ni es mañana. Y hoy por hoy te extraño. 
Me pregunto que está por pasar desde este momento que he escrito esto hasta que me dé por publicarlo.



.......y pasaron, pasaron muchas cosas. Cosas maravillosas y sin precedentes, otras horribles y dolorosas.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.