Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Ying Yang

Me veo contigo...

Violin Concerto No. 3 in B minor, Op. 61 Camille aint-Saëns

Estaba boca  abajo. Tumbado, desnudo, hermoso. La luz del baño acariciaba su rostro dando un toque de luminosidad a aquellos labios que me habían arrancado quejidos de placer.
Lo deseaba de nuevo dentro de mi.
Hacía bastante calor y me acababa de dar una ducha. El pelo me chorreaba...me tumbé encima de él. Se sobresaltó. No lo esperaba...
Uhmmmmm, sabes a chocolate...le susurré...
Mis manos se perdían por su cuerpo mientras mis labios y mi lengua se paseaban por su cuello...su culo en mis pelos enredados me excitaban.
Su espalda era eterna, desde el cuello bajando por su espalda le llene de babas mientras mis manos hacían hueco entre las sábanas buscando el poder más absoluto.
Se giro despacio...mi boca entre abierta  le espera con ansia...al primer lametón crujió su garganta, al segundo balbuceo ...pequeña zorra...
Aquello era la perfección esculpida en piel...yo chorreaba...mis piernas se desplegaron y con lentitud me levante lo suficiente como para que su punta erecta me dibujara las letras de su nombre en el borde de mi locura...
Mis jadeos le excitaban....quería meterse dentro. Yo no le dejaba...
Miraba sus pupilas dilatadas y su boca entre abierta. Sentía sus manos firmes y fuertes en mi cadera.
Le sonreía con muecas de placer y sonidos de vocales.
Era locura...
De repente me agarro los brazos y me tumbo de golpe a su lado...pequeña puta mía...
Una mano abierta arrastraba mi piel al nirvana de los sentidos, otra buscaba los pliegues ocultos de mi orgasmo.
Cuando su lengua cerceno mi voz, mis piernas estaban en sus hombros y mi cadera convulsionaba a cada bocado, a cada restregón, a cada entrada...mis manos le revolvían el pelo y mi garganta emitía una canción inteligible de sonidos graves.
Me estaba partiendo en dos de placer...
Nadie como él sabia sacarme tanto provecho.

Te voy a escribir la sinfonía de los orgasmos con el fluido de mi corchea.



Mención especial para un chico que vivió en un trastero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UFS: Unión de Folladores Salvajes.
Ufs: Unilateral fusión de sensaciones.

Su amor no era sencillo

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.
En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario Benedetti

Entradas populares

Tuiteame.